Ayuntamiento de Santa Cruz de la Zarza Teléfono: 925 12 51 81

Contamos, en Santa Cruz de la Zarza, con dos iglesias construidas en la misma época, hacia el año 1180-1185. La iglesia de San Miguel Arcángel (siglos XVI-XVII), de estilo renacentista y barroco, y la iglesia de Santiago Apóstol (siglo XVI), de estilo renacentista, además de varias ermitas, siendo algunas de ellas:

La de la Virgen de la Paz (antigua ermita de nuestra Sra. del Villar que data del siglo XVI), situada a las afueras del pueblo, a unos 2,5 km al oeste, y a la que se realiza una romería en el mes de mayo. La de San Pedro, datada en el siglo XVII dentro del casco urbano. La Ermita de Santa Gema, que se encuentra también como a 1,5 km hacia el este, en un lugar conocido popularmente como el Sepulcro. La de Santa Lucia, situada en uno de los barrios más antiguos de la villa. La de Villaverde, conocida en el siglo XVIII, aunque con toda seguridad es anterior, situada a unos 11 km del pueblo. Y otras en las que destacan sus celebraciones, como la Ermita de San Antón, a la que se acercan muchos de los vecinos y vecinas de nuestro pueblo con sus mascotas cada 17 de enero, la Ermita de San Cristobal con su verbena cada segundo sábado de julio y la de la Virgen de Los Remedios donde los “hermanos” de esta Virgen festejan a primeros de septiembre.

Por último, y no menos importante, el antiguo Convento de los Trinitarios, fundado en 1678 y agrandado en el año 1680, de él solo quedan las ruinas. Como curiosidad se puede decir que el compositor de “El Barberillo de Lavapiés”, Francisco Asenjo Barbieri, fue lego en este convento durante tres años.

Fuera ya del Patrimonio religioso tenemos, en Santa Cruz de la Zarza también, el Arco de la Villa, vestigio de la antigua muralla que rodeaba el pueblo. No se tienen noticias exactas de su edificación, aunque se supone que es una de las puertas del antiguo recinto amurallado que albergó el pueblo en su día.

Fuente de Los Caños, obra hidráulica tradicional con caños y lavaderos, donde acudían antaño las mujeres de la villa a lavar la ropa, tradición que aún hoy día hay quien la mantiene.

El Encaño es una conducción de aguas subterráneas del siglo XVI que discurre bajo tierra desde la Calle la Zanja hasta la Fuente de los Caños.

Casas Cueva, algunas de ellas todavía habitadas, alineadas a lo largo de las pendientes de Santa Cruz de la Zarza, destacan por sus fachadas encaladas y la chimenea que asoma con su forma cónica, destacando alguna con un volumen sorprendente, llamada la Chimenea Gorda.

Y para finalizar, en el casco urbano de nuestro municipio se encuentran las Casas Solariegas Emblasonadas; numerosas casas-palacio solariegas con abundantes escudos señoriales. Algunas de ellas son:

La Casa de los Diez Hidalgos (convertida en casa museo), La Casa del Gallo, con portada barroca, que recibe su nombre de la veleta situada en su torre. También hay varias casas de estilo churrigueresco en la Calle Chacón, como la Casa Chacón y la Casa de José Sierra. En la Calle Mayor están ubicadas la Casa de los señores Gómez Rodríguez Monje, que también posee una torre y la casa de Díaz Cézar, del siglo XVII, de aparejo toledano y arquería sobre portón de carruajes y elementos decorativos adosados a la fachada. La casa de las Cadenas, que fue una hospedería o posada, que tuvo derecho de asilo con el Toisón de Oro y se encuentra en la parte trasera de la Iglesia de San Miguel Arcángel. Hay, además, alguna casa solariega más, como la Tercia, convertida en mesón.

Todo esto, entre otras cosas, se puede encontrar visitando las calles de nuestra localidad.

web admin